miércoles, 11 de julio de 2007

¿Por qué "Ayacucho"?

3 comentarios:

Pablo Fabok dijo...

Creo que a Ayacucho recién se lo atisba si uno tuvo la gracia de galoparlo entre los trigales... si uno fue ragalado con el encanto de su noche llena de silencio...
Apenas se lo conoce si uno disfrutó cantar junto al fogón (Junto a la luna y al buen vino!)...
Pero creo que, con todo respeto me animo a decir, a Ayacucho se lo puede entender entrando dezcalso al corazón de Cristián... Entendí que este lugar quiso dejar en él una parte muy presiada...
...A veces... con el temor de quien está frente al Misterio... fui testigo del anhelo de esta parte por volver a su todo... entremezclado en un suspiro... y pude vislumbrar en sus ojos el galope y el silencio, la noche y el trigo, la luna y el canto...
...Y ahora que escribo esto... en un susurro me animo a nombrar estas dos palabras juntas... Dios y Ayacucho

Anónimo dijo...

Estimado Cristián:
Sólo viendo la imagen se entiende porque.
No tengo la suerte de conocer Ayacucho, pero gracias a su foto y al relato de mi queridísimo Pablito, puedo entender el porque.
Abrazo.
G.A.D.

Anónimo dijo...

Cris:
A través de lo que escribis y lo que nos contas, nos hiciste querer Ayacucho.
La verdad que en la foto se puede apreciar la paz de ese mundo hermoso que nos diste a conocer.
M.D.A