miércoles, 28 de abril de 2010

¿Qué tan cristiana es la filosofía cristiana? (I)

Así, mientras los judíos piden señales y los griegos buscan sabiduría,
nosotros predicamos a un Cristo crucificado:
escándalo para los judíos, necedad para los paganos;
mas para los llamados (…) fuerza de Dios y sabiduría de Dios."
1 Cor 1, 24

La filosofía cristiana según Étienne Gilson
Étienne Gilson (1884-1978) es sin dudas el gran defensor de la "filosofía cristiana", acerca de la cual tanto se discutió en la década de 1930. Las razones que aquí esbozo suponen a Gilson: están, por así decir, "paradas sobre los hombros de gigante" de su doctrina. Esto vale, sobre todo, para no volver a aducir los argumentos que fundamentan la existencia y la legitimidad de una tal filosofía; pero no quita que podamos, "parados sobre sus hombros", arriesgarnos a dar algún salto.
Supuesta, pues, la existencia legítima de la "filosofía cristiana", hay que decir algo acerca de qué entendía Gilson por ella.
Por lo pronto, no debe llamarnos la atención que Gilson desarrolle largamente esta cuestión en su libro El espíritu de la filosofía medieval: este hecho ya dice que eso que llamamos "filosofía medieval" puede servir de ejemplo para entender qué es para él una "filosofía cristiana".
En esta obra, Gilson se refiere más de una vez a la "metafísica del Éxodo" como la clave última de la filosofía medieval, y más aún, de la filosofía cristiana. ¿De qué se trata? Dice Gilson:

"Para saber qué es Dios, es a Dios mismo a quien Moisés se dirige. Queriendo conocer su nombre, se lo pregunta, y he aquí la respuesta: Ego sum qui sum. Ait: sic dices filiis Israel: qui est misit me ad vos [Yo soy el que soy. Dice: así hablarás a los hijos de Israel: "el que es" me envió a ustedes] (Ex 3, 14). Hasta aquí, todavía, ni una palabra de metafísica; pero Dios ha hablado, la causa ha sido escuchada, y es el Éxodo el que establece el principio del cual estará suspendida, en adelante, toda entera, la filosofía cristiana. A partir de aquel momento, se entendió de una vez para siempre que el ser es el nombre propio de Dios y que, según la palabra de San Efrén retomada más tarde por San Buenaventura, ese nombre designa su esencia misma. (…) Principio de una fecundidad metafísica inextinguible y del cual todos los estudios que seguirán no harán otra cosa que considerar sus consecuencias. No hay sino un solo Dios y ese Dios es el ser: ésta es la piedra angular de toda la filosofía cristiana, y quien la ha establecido no ha sido Platón, ni siquiera Aristóteles, sino Moisés."[2]

Dejemos ahora que él mismo nos explique el alcance de la expresión "metafísica del Éxodo":

"No se trata, naturalmente, de sostener que el texto del Éxodo estaba dando a los hombres una definición metafísica de Dios; pero si no hay metafísica en el Éxodo, hay una metafísica del Éxodo y la vemos constituirse bien pronto en los Padres de la Iglesia, cuyas directivas acerca de este punto los filósofos medievales no han hecho más que seguir y explotar."[3]

De estos textos, se desprende que, para Gilson, la revelación de Ex 3, 14 es decisiva y esencial para la filosofía cristiana. Y es que, de hecho, lo fue. Gilson es un estudioso de la historia de la filosofía, y ha podido constatar cómo ese celebérrimo pasaje en que Dios mismo revela su nombre tuvo para los pensadores cristianos una autoridad sin par, y por eso una influencia enorme.[4]
De todos modos, creo que cabe llevar la pregunta a un terreno meta-histórico, más allá de lo que efectivamente ocurrió en la historia de la filosofía: ¿hasta qué punto puede decirse que la "metafísica del Éxodo" es lo nuclear y definitivo de toda filosofía cristiana? Dicho de otro modo: ¿supone de por sí la noción de "filosofía cristiana" afirmar que la esencia de Dios es el ser, como se sigue de la "metafísica del Éxodo"? Éste es, pues el momento en que voy a separarme de ese grandísimo maestro que es Étienne Gilson, pero no sin su ayuda, dado que, si cabe explotar un poco más la remanida imagen, pretendo usar sus hombros, que hasta aquí me han servido de balcón y soporte, como un trampolín.
Lo haré preguntándole al maestro. En primer lugar surge en mí la siguiente inquietud: ¿qué es lo que hace que una filosofía sea cristiana? ¿Cuáles son, por así decir, el agua y la fórmula capaces de "bautizar" a una filosofía?

"Para que una filosofía merezca de verdad ese título [sc. "cristiana"], es necesario que lo sobrenatural descienda, a título de elemento constitutivo, no en su textura, lo cual sería contradictorio, sino en la obra de su constitución."[5]

Y poquito después dice más solemnemente:

"Llamo, pues, filosofía cristiana a toda filosofía que, si bien distinguiendo formalmente los dos órdenes, considera la revelación cristiana como un auxiliar indispensable de la razón."[6]

Ahora bien -y éste es el meollo de mi objeción-: ¿Puede con rigor decirse que Ex 3, 14 sea propiamente hablando una revelación "cristiana"?
Desde ya, lejos de marcionismos trasnochados, no me propongo decir que el Éxodo esté fuera de la revelación cristiana, que no forme parte de ella. Antes bien, sostengo firmemente que, como el Antiguo Testamento en general, es parte insoslayable de la fe cristiana. Con todo (y sin menoscabo del valor permanente de la Antigua Alianza para la fe cristiana), el Antiguo Testamento vale como uno de los dos Testamentos de la Sagrada Escritura, y no aisladamente, porque la fe cristiana cree que la plenitud de toda la revelación es Jesucristo, y por consiguiente, es en el Nuevo Testamento donde hay que buscar "la verdad definitiva de la Revelación divina".
Ahora bien, no parece que en Ex 3, 14, y menos aún en su lectura filosófica -en la "metafísica del Éxodo"-, estemos frente a una revelación propiamente "cristiana". Si bien Ex 3, 14 integra, digámoslo una vez más, la revelación cristiana (baste pensar el lugar central que en el Evangelio de Juan tienen los "Yo soy" de Jesús, que remiten directamente a él), el proprium cristiano no puede venir sino de la revelación definitiva y plena que es Cristo Jesús, muerto y resucitado.
Dicho esto, da la impresión de que Gilson no ha querido hilar tan fino, y que habla de "filosofía cristiana" y "revelación cristiana" tomando el adjetivo en sentido amplio, y no refiriéndolo a lo específicamente cristiano; y así considera la revelación del nombre divino de Ex 3, 14 como cristiana, aunque no lo sea stricto sensu. De hecho, por momentos, en Gilson se podría reemplazar "filosofía cristiana" por "filosofía creyente" sin más, y en muchos más casos, por "filosofía judía" o "filosofía bíblica". O por qué no, si buscamos ser fieles al autor, una "filosofía del Éxodo".
Ahora bien, estas consideraciones, lejos de aplacarla, agudizan nuestra inquietud original. No siendo la revelación del nombre divino de Ex 3, 14 algo proprie cristiano, ¿cómo sostener, con la firmeza de Gilson, que en la "metafísica del Éxodo" radica la piedra angular, el principio último y definitivo de toda filosofía cristiana?
Creo que la respuesta la sugiere el mismo autor, cuando, como hemos visto[7], confiesa que el desarrollo de su noción de "filosofía cristiana" no provino de consideraciones abstractas sino de la descripción de los modos concretos de filosofar de pensadores concretos de la Antigüedad cristiana y la Edad Media. En El espíritu de la filosofía medieval Gilson se propuso hacer una suerte de "demostración experimental de la realidad de la filosofía cristiana", mostrando, "en la historia, la presencia de una acción ejercida sobre el desarrollo de la metafísica por parte de la revelación cristiana."[8] Gilson, a mi juicio, ha logrado con creces su cometido: es innegable, por lo tanto, el hecho de que en la filosofía cristiana del Medioevo, o si se quiere, en la filosofía cristiana hasta Gilson, la "metafísica del Éxodo" –Dios es el Ser por esencia- fue, la "verdad fundamental".
Sin embargo, es justo matizar su postura y circunscribir sus aserciones sobre la centralidad de la "metafísica del Éxodo" al desarrollo de la filosofía cristiana en un tiempo determinado, y no a "toda la filosofía cristiana"[9] "para siempre"[10].
¿Por qué no pensar en (o soñar con) una filosofía cristiana que tome su nombre no ya de lo revelado en la Antigua Alianza, sino de lo propiamente cristiano?

Notas

[1] El tema de la filosofía cristiana recorre prácticamente toda la obra de Gilson. Con todo, me remito fundamentalmente a los primeros dos capítulos de El espíritu de la filosofía medieval (L'esprit de la philosophie médiévale Vrin, Paris, 2ème. éd. rev., 1948): "El problema de la filosofía cristiana" y "La noción de la filosofpia cristiana" (pp. 1-38), con su excelente "Notas bibliográficas para serviri a la historia de la noción de la filosofía cristiana" (pp. 413-440), no obstante que el tema de la filosofía cristiana es transversal a todo el libro (y reaparece con fuerza en el capítulo final "La Edad Media y la filosofía").
[2] Étienne Gilson, El espíritu de la filosofía medieval, pp. 50-51. Los subrayados son míos.
[3] Idem, p. 50, nota.
[4] Gilson mismo es consciente de esto: "esta noción [sc. de filosofía cristiana] no corresponde a una esencia susceptible de recibir una definición absoluta; corresponde, más bien, a una realidad histórica concreta que ella describe." (Op. cit., p. 33)
[5] Étienne Gilson, Op. cit., p. 32.
[6] Idem, pp. 32-33. (El subrayado es del original).
[7] Ver nota 4.
[8] Étienne Gilson, El espíritu de la filosofíe medieval, p. 38.
[9] Idem, p. 51. Cf. nota 2.
[10] Idem, p. 50. Cf. nota 2.


14 comentarios:

Fray Rabieta dijo...

La horrible expresión "qué tan" procede del caribe (más o menos)y un criollo de Ayacucho bien podría rescatar nuestra olvidada preposición castellana "cuán".

(Y con eso, seguir lo de la filosofía cristiana, en Pieper).

Valeas.

Anónimo dijo...

Comentario neófito: Cuando Dios se le revela a Moises, era ya en ese momento y desde siempre, Uno con el Hijo, desde antes de todos los siglos.
Monseñor Fusilado (lo de monseñor es usurpación de título).

Natalio Ruiz dijo...

Comparto muchísimas cosas del comentario. Lo de Gilson está muy influenciado por sus luchas metafísicas personales.

De hecho, no sé si hablaría de una filosofía cristiana.

La filosofía del Éxodo es la misma que la de Platón y Aristóteles y, distinta de Cristianos como Ocam y Hegel... De hecho, creo que está queriendo identificar "cristiano" con "realista" por "oposición a"...

Una vez más andamos por la coincidencia y tengo, desde que empecé con el tema de la naturaleza, una entrada pendiente sobre algo muy parecido.

La filosofía cristiana debería montarse sobre "Yo soy el Camino la Verdad y la Vida" o, en otra formulación, en el principio era el Logos.

Respetos cristianos.

Natalio

Cristián Dodds dijo...

Bienvenido el fusilado comentarista: por un momento creí que se me había aparecido Mons. Romero. Me gustó su comentario: la continuación de mi reflexión va por ese lado, del Dios que, según dijo siglos después su Hijo, no estaba solo...
Fray Rabieta: no sé a qué obedece su pseudónima visita, pero siéntase bienvenido, y gracias por patalear en Dios y Ayacucho. Ah, y conozco la expresión "cuán". No me retracto de la que puse, EMPERO (¿ésta le gusta? A mí me encanta y la gente me la pregunta cada vez, che... ¡Será posible!)

Cristián Dodds dijo...

Respetado Natalio:
Gracias por su presencia.
Yo sigo a Gilson en lo de "filosofía cristiana": creo que es válido. De ahí a que la expresión sea unívoca, hay un fuerte paso.
En última instancia, comparto con Ud. -lo expondré en la segunda parte- el que hay que partir del misterio de Jesucristo. Hay un antes y un después de Cristo en el calendario: hay un antes y un después de Cristo en todo: también en cómo entender al hombre, las cosas, el mundo... el ser. Y esa nueva comprensión -racional- es "filosofía cristiana".

Natalio Ruiz dijo...

Es que después del "Yo hago nuevas todas las cosas" no hay mucho margen para discutir el punto...

Después de "la novedad" que la novedad sea novedad no es novedoso.

Esperamos entonces la segunda parte...

Respetos esperantes.

Natalio

Coronel Kurtz dijo...

Interesante entrada. A propósito de este tema, existe un buen librito de Alberto Caturelli que se llama "La metafísica cristiana en el pensamiento occidental", donde se señalan los "aportes" cristianos a la filosofía. Me parece que existe también algo de Fabro sobre el tema, pero ahora no lo recuerdo.

Anónimo dijo...

Gracias Cristian, vaya de paso mi felicitación por la oda a la moldura, una maravilla.
Monseñor Fusilado

Cristián Dodds dijo...

Gracias a los comentaristas.
Me quedé pensando en una frase de Natalio, que dice que la filosofía del Éxodo es la misma que la de Platón o Aristóteles. Si se trata de la "metafísica del Éxodo" que expone Gilson, ansina es nomás, no difiere de la metafísica griega.
PERO: amén de la Wirkungsgeschichte del "Ego sum qui sum", la verdadera "filosofía del Éxodo", basada en una exégesis de Ex 3, 14 más fiel al texto y al contexto, tendrá que dar cuentas de un ser divino -YHWH- que oye el clamor de unos pobres oprimidos, e irrumpiendo en la historia como liberador, ofrece una alianza y promete "estar" siempre.
Una filosofía que dé cuenta de algo así será ciertamente afín a la que llamaremos "cristiana", porque como lo intuyó el monseñor fusilado, ese Dios del Éxodo tiene mucho que ver con el Dios de Jesucristo.

Natalio Ruiz dijo...

Acuerdo, pero si buscamos el Dios de el Cratilo de Platón o el Dios de libro Landa de la Metafísica de Aristóteles también vamos a llegar al Dios providente, al Dios del Nuevo Testamento...

No en vano en algunas tradiciones orientales los denominan santos...

Respetos cristianos Cristian.

Natalio

Cristián Dodds dijo...

Natalio querido, lamento no poder ser entendido en las mentadas obras para retrucarle como debiera.
De todos modos creo que en el Dios bíblico hay más que un dios providente (la providencia entra de cajón en la razón de bondad que la realidad Dios conlleva...). En la Biblia empieza a verse un Dios que se embarra por su creatura, que se compromete hasta tener que emplear imágenes esponsales, un Dios que elige siempre a los últimos, que se vale de los pequeños: "¿Quién como el Señor Dios nuestro, que se elva en su trono y se abaja para mirar el cielo y la tierra..." como canta el salmo.
De todos modos, el patasparriba total llega con Jesucristo, y quizá uno peca de demasiado cristiano cuando lee el AT...

ViCa* dijo...

Que lindo ver tu comentario en mi blog cris!
La verdad que Pascua Joven marco un antes y un después en mi vida o mejor dicho, reafirmó algo que estaba muy presente en mi.
Le agradezco a Dios por haberte llevado ese sabado a la parroquia y darme la oportunidad de conocerte y tenerte como amigo.
Gracias por todo!

Josep-Ignasi dijo...

Qué alegría que se hable de estas cosas en internet. Saranyana

Cristián Dodds (hijo) dijo...

¡Don Josep-Ignasi Saranyana! ¡Un ilustre visitante! Están para cuando quiera las tranmqueras abiertas, sobre todo si quiere aportar alguna opinión que otra...