viernes, 4 de octubre de 2013

Las manos más fuertes que las rejas

Siempre me costó rezar "de la mano". Seguramente era por falta de costumbre: en casa ni se nos cruzaba por la cabeza. Era una práctica rara, a la que nos veíamos sometidos únicamente cuando rezábamos el padrenuestro en las Misas de Tandil, en las vacaciones de la infancia. Entonces, rezar agarrados de la mano era una situación por demás incómoda, que salvábamos o resistiéndonos (si podíamos) o riéndonos por lo bajo.
Pasaron ¡tantos años! desde entonces... y nunca, hasta ayer, había entendido la hondura de rezar de la mano.


Como todos los miércoles, fui con mi amigo Cacho de visita a la comisaría IV de Virreyes.
Unos pocos metros separan el calabozo de la calle y de la plaza. Y sin embargo parece que uno se mete en otro mundo.
Ese mundo tiene su propia ley, sus propios códigos, su propio lenguaje, su propia lógica. A poco tiempo de frecuentar este sitio, uno va captando cómo funciona la sociedad de los encarcelados. Se detecta quién es el que, permaneciendo sentado, y ya sin necesidad de levantar la voz, le dice a otro que ponga el agua a calentar, o que vacíe el mate y cambie la yerba... y es obedecido sin mediar palabra. Y uno se empieza a acostumbrar a oír que a ése, tan buenito que parece, lo tuvieron que amansar porque cuando llegó "se sentía zarpado" y quería "pararse de manos" por cualquier cosa. Otras veces, preguntamos qué fue de los que ya no están más, y entre risas -bastante poco contagiosas- nos cuentan que tuvieron que mudarse a otra comisaría porque ellos mismos los habían "echado". A veces, es porque se enteraron -siempre se enteran- del motivo por el que cayeron presos, y se trataba de "violines" o de "transas", o de algún otro rubro que está condenado en sus códigos.
En ese antro, privado de la luz del sol, donde rige la ley del más fuerte y casi no se conoce otro lenguaje que el de la violencia, nosotros pasamos, sin embargo, momentos muy agradables. Ellos nos esperan, nos saludan con alegría, y nosotros los saludamos por su nombre de pila, y preguntamos por los que se fueron o los que llegaron nuevos. En seguida ponen el agua para el mate, que tomamos sentados a la par de ellos, en los improvisados banquitos "tumberos" hechos de tres botellas llenas de agua atadas entre sí. Después de una hora y pico de conversar de noticias y temas irrelevantes, de tristezas confiadas en voz bajita, y de groserías reídas a los gritos, nos preparamos para irnos hasta la siguiente semana. Pero antes de que el oficial de turno nos abra la pesadísima reja para salir del calabozo, les proponemos hacer un momento de oración. Cada uno pide lo que necesita, o da gracias a Dios, y terminamos rezando el padrenuestro y el avemaría.
El último miércoles, al introducir el rezo del padrenuestro, extendí las manos -por pura costumbre- al modo típicamente sacerdotal. Y los dos muchachos que tenía a mi lado, para mi sorpresa, me las tomaron, en un gesto que espontáneamente se contagió hasta que todos estuvimos de la mano.
Ayer, cuando fuimos de visita, no nos dejaron entrar al calabozo, y tuvimos que resignarnos a charlar y pasarnos el mate a través de las rejas. Sin embargo, cuando llegó el momento de rezar, fue César, uno de los muchachos, quien espontáneamente me alargó su mano entre los barrotes, mientras le daba la otra al compañero de al lado. Y así tomado de las manos hizo cada uno su pedido a Dios y a la Virgen... La reja, cuya fría solidez yo sentía en mis muñecas, en ese momento pareció desaparecer, vencida por la más sólida convicción de ser todos hermanos, todos pecadores, todos pobres y necesitados, en presencia de un Dios que nos quiere, y que estaba ahí mismo, tan presente, tan palpable, encadenándonos en ese gesto de humilde hermandad.
Dios no los liberó portentosamente de la prisión, como a san Pedro. Pero en ese lugar de violencia y de agresividad, de soledad y de resentimiento, de oscuridad y de dureza, Jesús hizo un milagro tanto más grande. Esas manos endurecidas por los golpes, insensibilizadas por el frío de los "fierros", acostumbradas a la velocidad del robo y al gesto amenazador del asalto, se unieron en un gesto candoroso y confiado, como prestado de la infancia (la abreviada infancia de los más pobres). Al menos por unos minutos, el más "tumbero" fue tan vulnerable como el "lavataper", nadie fue más que nadie y cada uno se supo hermano de todos los demás en el mismo dolor de la prisión, en la misma esperanza de libertad, bajo el mismo amor del Padre Dios.
Y conmigo Jesús hizo el milagro de ablandarme un poquito más el corazón.

11 comentarios:

Juan Ignacio dijo...

Hace unos días compartí en Facebook esto. Olvidé volver a agradecerte. Muy lindo.

Anónimo dijo...

Cris, es de lo más lindo que has escrito, que no es poco decir. Qué emoción. lo subí a Facebook. Gracias!!!!!Mamama

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Anónimo dijo...


Cris, me emocioné hasta las lágrimas, lo volví a leer y se me volvieron a humedecer los ojos. Está tan bien expresado que conmueve, se siente como estar ahí. ¡Que buena esa obra, Cris, excelente!!!! besos, tiamarta

Maria Ayerza dijo...

Cris, gracias por compartirnos esto, el corazon se ablanda...
Beso, Maria

Vic M Valle dijo...

Muy bueno Cristian. Hoy me compartieron esto, y tambien justo hoy unas monjas polacas me contaron que este fin de semana visitaban una carcel de hombres en Cracovia,asi que lo traduje y se los comparti.

Anónimo dijo...

Muy bueno, Cris!

Anónimo dijo...

Muy bueno, Cris!

Vicky Achaval dijo...

Cris, es tan lindo y tan profundo que lo quise compartir en facebook para que todos mis amigos lo lean y mediten. Imperdible. Sos groso! Besos!

Ricky dijo...

Primo querido...GRACIAS POR LA PUREZA Y TRANSPARENCIA de tus palabras y sentimientos volcados en este texto!!
Cuanta inspiración, Cri!!
ah..y Feliz aniversario!!
abrazo grande. Ricky

Anónimo dijo...

Soy policía (Oficial Principal) o "milico" a secas como nos llaman democráticamente en las dos Bandas, porque además soy oriental, del Depto. de Maldonado, R.O. del Uruguay de visita por la Capital Argentina, por eso ruego disculpe mi anonimato. Ser uruguayo, milico y católico es ser medio bicho raro, por eso comprendo y acepto a todos los bichos raros, cualquiera sea su rareza, incluso cuando orillean el delito. A todos nos abrió la puerta de la conversión la Cruz y la Pascua. Sus escritos y especialmente éste me ayudan mucho para seguir reclutando efectivos (de uno y otro lado de las rejas) para mi "División Bichos Raros" en la cual ya tenemos nuestro propio himno "Me visitó la Virgen" de un poeta nuestro Wenceslao Varela, que punteaba un huésped que ahora está en la Cárcel de Las Rosas, por salir, gracias a Dios, y ahora lo hace un Agente de 1° de otra Seccional del Departamento; por eso me animé a escribirle por tener tanto que ver con mi quehacer. Mi madre, de Cerro Largo, cuando ingresé a la ENP (Escuela Nacional de Policía) me leyó un fragmento del Evangelio de Lucas muy directo y sin vueltas para quienes tenemos la responsabilidad de ser servidores públicos, pero con uniforme, arma y autoridad lo hace olvidar bastante el servicio y recordar demasiado el poder. Me leía mi madre de Lucas y quedó grabado en mi memoria y mi corazón: "Los soldados le preguntaron: «¿Y nosotros qué tenemos que hacer?» Juan les contestó: «A nadie extorsionen, ni denuncien falsamente, y conténtense con su salario»... Al fin y al cabo alguien dijo (no me acuerdo, capaz que Ud. pueda ayudarme) al ver pasar varios condenados rumbo a su ejecución "si no fuera por la Gracia de Dios, yo encabezaría esa fila".
Un abrazo Padre y le pido su bendición.